La fuerza de voluntad

Ir abajo

La fuerza de voluntad

Mensaje por Admin el Sáb 17 Sep 2016 - 21:36

Como dije en el anterior artículo, más pronto que tarde iba a hablar sobre la fuerza de voluntad y ese día ha llegado hoy.

1. ¿Qué es la fuerza de voluntad?
En primer lugar quería comentar rápidamente qué es la fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad es: hacer lo que tenemos que hacer aunque no tengamos ganas de hacerlo, y al contrario: no hacer lo que no debemos hacer aunque nos apetezca hacerlo. Existen las dos vertientes.

2. Etimología.
En segundo lugar también es importante analizar de dónde vienen estas dos palabras y lo que significan. La palabra Fuerza viene del latín 'fortia', plural neutro del adjetivo fortis cuyo significado es fuerte y del que derivan otras palabras como forzar, esforzar, reforzar. La palabra voluntad viene del latín 'voluntas' del verbo 'volo / velle' (querer, desear). En resumen fuerza de voluntad sería en cierto modo: 'usar la fuerza para querer o desear algo'

3. La fuerza de voluntad no es necesaria si lo que hacemos nos encanta.
En tercer lugar me gustaría aclarar un punto que considero crucial en el tema de la fuerza de voluntad: Cuando nos apetece hacer algo porque es algo que nos gusta mucho hacer no necesitamos ninguna fuerza de voluntad, lo hacemos sin más, y da igual que estemos cansados, con sueño, con hambre o lo que sea. Si esa cosa que anhelamos con todas nuestras fuerzas está a nuestro alcance vamos a ir a por ella y no nos va a hacer falta ninguna fuerza de voluntad, simplemente porque nuestro deseo es tan grande que sacaremos las fuerzas de donde haga falta para conseguirlo.

Por ejemplo, no hace falta fuerza de voluntad para irse de vacaciones al Caribe. Si tienes el dinero, los medios y la oportunidad y es algo que deseas fervientemente no te va a hacer falta ninguna fuerza de voluntad para hacer ese viaje soñado, ni vas a decir: ¡Qué pereza irme de vacaciones al Caribe! Sencillamente te pondrás en marcha para conseguir ese objetivo.

Este punto que parece tan obvio es importante tenerlo en cuenta porque en mi opinión es clave porque queda claro entonces que son las cosas que no nos apetece hacer, aquellas en las que tenemos que poner nuestra fuerza de voluntad para conseguir hacerlas, es decir debemos forzarnos para quererlas hacer.

Entonces... ¿Cual sería la solución para forzarnos a querer esas cosas que no nos apetecen?

Decálogo para tener más fuerza de voluntad.

1. Propósito de vida.
Primeramente y como ya he dicho alguna vez, si las cosas que queremos hacer estén orientadas a nuestro propósito de vida y están en sintonía con nuestros valores no necesitaremos fuerza de voluntad, porque lo que nos hayamos propuesto querremos hacerlo, sin más, porque nos apetece, nos gusta, nos apasiona y esa tarea no será una carga para nosotros.

2. Focalízate en el Bien Mayor.
Sin embargo no todo es tan fácil como en el anterior punto y en muchas ocasiones vamos a tener que realizar actividades que no deseamos hacer, por ejemplo un trabajo que no nos gusta pero que necesitamos el dinero para seguir viviendo, una asignatura que no nos gusta nada pero que necesitamos aprobar para poder terminar la carrera, actividades caseras de limpieza que no nos apetece hacer... etc.

En estos casos para conseguir la fuerza de voluntad necesaria y constante en el tiempo, es importante focalizarse en el bien mayor que vamos a conseguir si realizamos esta actividad que no nos gusta y dejar a un lado el malestar que nos provoca la actividad en sí misma. Por ejemplo en el caso del trabajo que no nos gusta, debemos focalizarnos en el dinero que vamos a obtener y en lo que podremos conseguir con ese dinero. En el caso de la asignatura, nos focalizaremos en nuestro objetivo final que es terminar esa carrera, sabiendo que el mal menor de estudiar la asignatura pasará pronto, y en el ejemplo de la limpieza nos focalizaremos en el objetivo de ver nuestra casa limpia y ordenada y en lo bien que nos vamos a sentir en ella una vez que esté completado el trabajo de limpieza.

3. Combina hábitos.
Si con el anterior punto aún no hemos conseguido ni una pizca de fuerza de voluntad también podremos recurrir a combinar hábitos. En uno de mis primeros artículos os hablaba de los hábitos combinados del deporte y la lectura. Pues bien este mismo concepto se puede aplicar a algo que no nos apetece hacer, de modo que esa actividad la podemos combinar con algo que nos guste hacer y que podamos combinar al mismo tiempo. Por ejemplo si la actividad de limpiar la casa se nos hace pesada y aburrida podemos combinarla poniendo una música que nos guste y nos motive, incluso podemos lanzarnos a cantar y bailar mientras limpiamos, eso ya a tu gusto. De esta forma combinando estas dos actividades y enfocándonos en la que más nos gusta la limpieza se hará mucho más liviana. Así, las siguientes veces asociaremos esta actividad que nos disgusta con la actividad placentera, nos enfocaremos en ésta y ya no sentiremos esa pesadez para iniciar la tarea.

4. Premio / Castigo.
En el caso de que no podamos combinar hábitos también podemos utilizar otras técnicas para mejorar nuestra fuerza de voluntad, y es la de darnos premios. Es decir si conseguimos realizar determinada actividad que no nos gusta nos compensaremos a nosotros mismos con una actividad placentera, una cena en un restaurante que nos guste, ir al cine a ver una película que hace tiempo que deseamos ver, ir a un concierto de nuestro cantante favorito, etc.

Otra opción, aunque yo no la recomiendo en absoluto, es la de buscar un posible castigo que aplicarnos en el caso de que no consigamos completar la actividad que nos disgusta. A algunas personas tener esa espada de Damocles sobre sus cabezas les puede motivar a cumplir con sus objetivos. Aunque yo pienso que ésto puede generar un estrés totalmente innecesario y ya digo que yo no lo recomiendo para nada, porque a la larga puede generar más problemas que beneficios.

5. Empieza poco a poco y sigue avanzando.
La fuerza de voluntad es como un músculo, se puede trabajar y a medida que la trabajas cada vez se hace más fuerte. Así que puedes empezar a ejercitarla poco a poco, empezando con cosas pequeñas que requieran poco esfuerzo para posteriormente ir ampliándola a cosas más grandes o que requieran mayor esfuerzo. Si por ejemplo quieres ser más productivo y quieres levantarte más temprano por las mañanas pero eso te cuesta mucho, vete poco a poco, empieza a levantarte un cuarto de hora antes durante una semana, luego media hora y así hasta que consigas levantarte a la hora que quieras. Si te gusta remolonear en la cama y te da pereza levantarte establece una hora máxima en la que te levantes sí o sí. Si por ejemplo tu despertador suena a las 7:00 ponte el límite de no levantarte más tarde de las 7:05 por ejemplo.

Y sigue avanzando, poniéndote retos cada vez mayores para fortalecer la fuerza de voluntad.

6. Busca tu mejor momento.
Al ser como un músculo, la fuerza de voluntad también se cansa, o mejor dicho los que nos cansamos somos nosotros y eso influye en nuestra fuerza de voluntad. Durante el día tenemos momentos de mayor energía y otros de menor energía. Si pretendemos realizar las actividades que mayor fuerza de voluntad requieren cuando estamos más cansados, más dificultades vamos a tener. Por eso conviene conocernos a nosotros mismos y adaptar esos momentos de mayor energía para nuestras actividades que mayor fuerza de voluntad requieran.

Además tenemos que tener en cuenta que una buena alimentación con productos frescos y que mantenga constantes nuestros niveles de glucosa, descansar bien, y dormir adecuadamente el número de horas suficiente, son factores fundamentales para tener una mayor fuerza de voluntad. Ya que estando descansados y con energía nos permitirá enfrentarnos a las actividades más pesadas con un mayor optimismo.

7. Divide y vencerás.
Cuando te enfrentas a grandes retos o a un proyecto de grandes proporciones, poner el foco en todo el conjunto puede hacer que te desmoralices y que tu fuerza de voluntad desfallezca porque el esfuerzo que se necesita hacer realmente parece gigantesco. Sin embargo, si este enorme reto lo dividimos en múltiples apartados, y estos apartados en tareas sencillas, ese gran monstruo se hará mucho más pequeño y asequible, y por tanto la fuerza de voluntad que necesitaremos para afrontar esas pequeñas tareas será mucho menor. Si además conseguimos organizarnos adecuadamente, ese reto irá completándose en el tiempo y fecha planeados.

8. Elimina las distracciones y las tentaciones.
A veces estamos llenos de mucha fuerza de voluntad y estamos dispuestos a todo, pero surgen imprevistos, distracciones, tentaciones que hacen que nuestra fuerza de voluntad se desinfle enseguida. Si queremos estar centrados en nuestras tareas evita distracciones de todo tipo. (Ya hablaba en otro artículo sobre las distracciones).

Evita también las tentaciones. Cuando no tienes ganas de hacer algo siempre se encuentran actividades más placenteras y más fáciles de hacer, ya sea navegar por internet, ver la tele, etc. Estas actividades normalmente son actividades vacías que no te van a aportar nada y debes hacer lo posible por apartarte de ellas si sabes que pueden interrumpir tus objetivos fundamentales.

9. Rodéate de las personas adecuadas.
Si te juntas con personas cuyo objetivo más importante en la vida es comentar lo que ha sucedido esta semana en la casa de Gran Hermano, piensa que quizá no sean la mejor compañía si realmente tienes propósitos de crecimiento y desarrollo personal.

Así que lo mejor es que busques personas que tengan tus mismas inquietudes, con las que puedas comentar temas realmente importantes, que te sientas motivado a su lado para cumplir tus objetivos, que te puedan ayudar o enseñar aquellos temas que no conoces, en resumen, personas que te aporten algo valioso.

Si quieres encontrar personas en está misma línea puedes visitar este foro de superación, asociado al blog, donde espero que pronto podamos reunirnos muchas personas y comentar todos estos temas.

10. No te rindas.
La fuerza de voluntad es escurridiza y tendremos momentos en los que nos será fácil seguir adelante y otros en los que parecerá que hemos dado muchos pasos atrás. Sin embargo, lo importante es no rendirse, sigue adelante, vuelve a este artículo siempre que lo necesites y relee las partes que más sintonicen contigo en ese momento, pero no te dejes vencer por la pereza ni por el desánimo e intenta sobre todo que cualquier actividad que realices te haga feliz.


Espero que te haya gustado el artículo. Si tienes algún comentario o sugerencia que hacer, puedes hacerlo en el apartado de comentarios.
A partir de ahora intentaré publicar todas las semanas, en concreto los Sábados por la tarde.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/07/2016

Ver perfil de usuario http://superacionpersonal.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.